Test psicotécnicos, ¿cómo superarlos?



En general las empresas utilizan este tipo de test para saber si la persona se adecua correctamente al puesto que va a desempeñar o si cuenta con algún impedimento importante para el correcto desarrollo de sus funciones. Existen cuatro tipos de test psicotécnicos:

Test de personalidad: su función es facilitar a la persona encargada de la selección de personal conocer la personalidad de los candidatos, especialmente los aspectos más relevantes para el desarrollo del puesto de trabajo como pueden ser la capacidad de respuesta ante una situación de crisis o la respuesta ante los cambios entre otros.

Test de aptitudes: se compone de pruebas mecánicas, numéricas, verbales y espaciales en base a lo que la empresa necesita para conocer las características potenciales del entrevistado en función de sus aptitudes intelectuales.

Test psicométricos: este tipo de test se utiliza para realizar una evaluación psicológica o psicométrica de los candidatos a través de preguntas cerradas. Son los más utilizados en las entrevistas de selección ya que existen test psicométricos para diversos ámbitos como la ansiedad, la depresión, etc.

Test proyectivos: en general en este tipo de test, la persona no responde directamente a la pregunta. Es decir, dotan de significado a un estímulo y un psicólogo es quien le da significado a lo que la persona ve al recibir el estímulo. Para ello, la persona entrevista observa una serie de dibujos y expresa todo aquello que se le viene a la mente al ver esos dibujos.

Una vez que conoces a qué puedes enfrentarte cuando se trate de realizar test psicotécnicos es importante que tengas en cuenta los siguientes consejos:

  • Independientemente del tipo de test psicotécnico que tengas que realizar, lo más importante es ser uno mismo para evitar caer en incoherencias.
  • Utiliza el sentido común para responder al mayor número de preguntas posibles.
  • No arriesgues en preguntas que no conozcas la respuesta en el caso de que las preguntas mal contestadas resten puntuación. Arriésgate únicamente cuando te falte puntuación para llegar al mínimo.
  • Infórmate de aquellas preguntas o temas que suelen abarcarse y prepárate para realizar el test con la mayor precisión posible. Práctica mucho.
  • Presta atención a todas las instrucciones y concéntrate únicamente en el test durante su realización.
  • Echa un vistazo general al test para conocer su magnitud.
  • Optimiza el tiempo. Si te tascas en una pregunta, déjala y pasa a la siguiente.
  • No te atosigues los días previos al test. Es importante llegar relajado y descansado.
  • Confía en ti mismo. La autoconfianza está estrechamente ligada con la autoeficacia.

Twitter

Facebook

Social Media