Cómo mandar a paseo el estrés de forma eficiente



Sí, trabajar estresa, no es ningún misterio que un esfuerzo físico y/o mental repetido durante un largo periodo de tiempo, puede llegar a fatigar hasta niveles astronómicos, lo que puede extrapolarse a la imagen de una palomita en un microondas durante el doble del tiempo que pone en la bolsa; un desastre chamuscado.

Ya no solo hablamos del desempeño de las funciones de un puesto de trabajo, vamos más allá ya que, en este estrés también influyen factores como la alta rotación de empleados y conflictos personales, entre otros. En Gaboral, como expertos en capital y recursos humanos, sabemos que es necesario un adecuado descanso para reponer las energías agotadas, al fin y al cabo, no somos máquinas, somos personas y como tales sufrimos enfermedades, muchas de ellas derivadas del estrés.

¿Cómo evitarlo? La “recuperación del estrés” debe hacerse de forma continua, descansando de los factores que lo provocan y ante todo intentando tomarnos las cosas con más calma, a fin de cuentas nunca está de más evitar infartos.

Podemos encontrar oportunidades para recuperarnos tanto dentro como fuera del trabajo. Los descansos formales e informales (sobre todo informales) durante la jornada laboral, hacen que no notes tanto esa “pereza” de volver a tu puesto. Esas pausas para comer y ya puestos, charlotear con los compañeros de algo que no sea trabajo, se agradece muchísimo y son de lo más necesarios. Es más, grandes empresas como google o Dior organizan retiros de empresa para que sus trabajadores se despejen y desestresen, costumbre que recomendamos mucho desde Gaboral mediante cursos de gestión del estrés o proyectos como el MindFullness que consisten en tratar la gestión del estrés desde una edad muy temprana.  

No obstante, hay que tener muy presente que, no todo el tiempo fuera del trabajo puede llamarse “tiempo libre”, ya que los quehaceres de nuestra vida también nos roban tiempo.


Debemos saber gestionar nuestro tiempo y hacernos entender a nosotros mismos que invertir tiempo en ocio, es una práctica más que recomendable. Claro que tenemos quehaceres tanto de la casa como de nuestra vida en general, pero se puede gestionar para ir haciéndolas poco a poco.

Actividades sociales como asistir a una fiesta, reunirse con amigos o conocer personas nuevas, ofrecen la oportunidad de apoyo social lo cual hace que nos sintamos mejor, recordad que no dejamos de ser seres sociales, ergo sal a tomar un café, o una cerveza, ¿qué más da el plan? Relaciónate y tu mente lo agradecerá.


Por otro lado, también es recomendable invertir tiempo en retos como juegos, rompecabezas o aprendizajes que ayuden a nuestra autorrealización. Este tipo de actividades, aunque nos hacen esforzarnos de manera psicológica, también nos relajan y nos hacen desconectar, que al fin y al cabo, es lo que buscamos, ¿hace un puzzle o un sudoku? ¿O tal vez una partidita de ajedrez? ¿Y un ratito de ejercicio físico? Todo eso querido lector, ayuda.

Por último y más efectivo aunque supone algo más de esfuerzo a nivel económico, las escapadas de fin de semana o viajes evocan la desconexión total, ya que implica el reto de ubicación, las relaciones sociales con personas nuevas y la convivencia como tal. Un todo que nos ayuda a depurar toda fatiga laboral, así que no lo dudes y mírate los vuelos para una fecha alejada y ahorra un poquito, ya me contarás si te servirá o no para desconectar.

Lo ideal es ir gestionando y llenando nuestro tiempo libre con estas actividades. En el caso de “no tener tiempo libre”, se debe inventar el mismo. Hay ocasiones en las que es necesario dejar para mañana lo que puedes hacer ya que mañana lo harás mejor y de una forma más relajada.

Las baterías se agotan, en ti está el cargarlas correctamente. Por eso, cuando nuestra recuperación es exitosa, nos sentimos con ánimo y fuerzas para empezar o continuar con nuestra jornada laboral.

Twitter

Facebook

Social Media